dijous, 16 d’abril de 2009

Venècia


Aquest es el primer quadre a l'oli que vaig pintar: Venècia.
Aquesta ciutat em va enamorar. Des del primer moment. Varem anar-hi per celebrar els 25 anys de casats.
Era a primers de setembre del 2000. Tot son bons records. La ciutat estava neta, els canals també, feia una temperatura molt agradable i varem poder gaudir de l'espectacle de les góndoles antigues amb la "Regatta Stórica" que es celebra cada any el dia 8.
Un viatge preciós.
I es clar, tocava pintar el Gran Canal i l'església de Nostra Senyora de la Salutte.
Així a part de les fotografies, ens queda quelcom mes personal com a record del viatge de les nostres "bodes d'argent".

3 comentaris:

Mireia ha dit...

És preciós a la foto, però encara ho és més a la realitat. Tenim una pintora a casa que enriu-te dels baireda.

Ana Gallardo ha dit...

Nosotros fuimos a Venecia en Noviembre de 2005, era el cumpleaños de Miguel. Hacía frio pero no el esperable para ese mes y no llovía. Fué un viaje memorable, de esos que se te quedan grabados en la memoria por ser la culminación de un sueño común largamente acariciado.

Venecia es una ciudad tomántica. Otras tienen epocas tománticas o rincones románticos. Venecia lo es todo ella, en el sentido de la palabra "romántico" que tiene que ver con lo novelesco, con la ficción. Venecia realmente solo existe en la imaginación, solo vemos la luz, los colores que se reflejan en la Laguna, las góndolas, los barcos, las casas que, como damas ancianas y coquetas, ocultan tras las gárgolas y los balcones ornamentados su decrepitud y la nostalgia de un pasado glorioso. Venecia subyuga con el bullicio del Gran Canal y el silencio de las callejuelas. Venecia es inolvidable.

Gracias por traermela de nuevo a la memoria...

Arda ha dit...

Absolutamente de acuerdo Ana. Venecia es mágica.